martes, 9 de febrero de 2016

Detrás De Una Portada


Libros con portadas parecidas… ¿Coincidencia o algo más?
A todo lector le ha pasado que en algún momento se ha encontrado con libros que tienen una portada bastante parecida pero al momento de leer la sinopsis de ambos te das cuenta de que son algo distintos.

¿Por qué sucede esto?

Si bien es cierto que nunca hay que juzgar a un libro por su portada también es verdad que, lo que primero llama la atención es la cubierta. Razón por la cual, cuando un libro alcanza el éxito o en este caso se vuelve Best-seller se da una revolución.

Para los diseñadores lo más importante es la portada porque es la carta de presentación de un libro. Algunos diseñadores se arriesgan y crean algo nuevo, otros para ahorrar los recursos de la editorial solo usan una portada ya existente y hay muchos que solo utilizan el mismo concepto.

La frase parecido pero NO igual se hace presente.

Los libros Conflicto de L.J Smith y Haunted de Kelley Armstrong. Son un ejemplo.

Como podemos ver la diferencia aquí no es mucha. Ambas portadas tienen el mismo juego de colores (blanco, rojo y negro) y ambas tienen una pluma con una gota de sangre deslizándose.
Aunque en verdad los libros son diferentes, para empezar, el primero es uno de los libros en que se basó la serie The Vampire Diaries, un mundo de vampiros con un triángulo amoroso en desarrollo. El segundo nos introduce a un mundo con fantasmas, parcas, ángeles y como protagonista a una madre mitad demonio y bruja negra. 

Portadas similares, historias desiguales.

En el mundo de las portadas lo que lidera es la moda. Si un libro, con tal portada y de tal género alcanza el éxito abre un paso para otros libros de su mismo género o con portadas parecidas. Es así que han nacido los denominados “Síndrome de Cincuenta Sombras de Grey” y “Síndrome de la saga Crepúsculo”.
En el caso de Cincuenta Sombras de Grey (obra que a muchas nos atrapó) vemos como más de un libro erótico empezó a tener una portada que, a pesar de no ser igual tiene algo familiar. Incluso el título puede ser similar. Lo que nos demuestra como el concepto se hizo popular.
    

      
·      Cincuenta Sombras de Placer de Marissa Benett
·      Los volúmenes de Porque eres mía  de Beth Kery
·      Los volúmenes de  Cien  Facetas del Sr. Diamonds de Emma Green

El otro recordado síndrome fue el de la saga Crepúsculo, esta saga encantó y todavía encanta a muchas (me incluyo), las historias de vampiros volvieron de una forma diferente, los triángulos amorosos surgieron y por supuesto su portada también inspiró a ciertas editoriales.

El caso es que las portadas de ciertos clásicos fueron re-diseñadas y creo que el concepto aquí fue el mismo, aunque en realidad el contenido no tenía ningún parecido.



Por último una portada que combina ambos síndromes:


Diario de una sumisa de Sophie Morgan

Como podemos observar la posición de las manos es la misma que de la portada de Crepúsculo, en ambas se entrega algo y como en Cincuenta Sombras hay esposas.

Este libro es como un diario, de la propia autora, en la que cuenta sus experiencias en el BDSM. La protagonista se llama Sophie y poco a poco va introduciéndose a un mundo en donde el dolor y el placer se mezclan.

Si algo tenemos claro es que hay muchos libros con portadas similares que a veces pueden tener un argumento parecido y otras no. Así que lo único que hay que hacer es adherirse a la mega frase:

“Nunca juzgues a un libro por su cubierta”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

~Por favor, comenta con amabilidad
Gracias por dejar tu comentario ^-^